domingo, 31 de octubre de 2010

ja ja ja  cuando decía que esto me estaba constando mucho trabajo no mentía.

Muestra de ello es que vengo muy poco por aquí. Para el que me conozca, posiblemente se extrañe de que no tenga el tiempo que ellos piensan para fomentar el egocentrismo que ellos mismos ven y envidian. Pues resulta que no es fácil, reconocer cuán importante es para cada persona disponer de un tiempo para lograr metas y evitar obstáculos como lo es para mí mi necesidad de que mis acciones sean siempre aprobadas por otros, por los que me importan mucho y por los que no.

Para ello llevo trabando para ellos y por ellos durante años, y llevo meses haciéndolo para mí misma. No me entienden lo se. No me importa, esto, lo voy asumiendo, pero muy poco a poco. No tengo hijos, no muchos amigos, mi familia a la que amo en todas sus partes está más lejos de lo que quisiera, y la nueva, la que "escogí" tardará años en darme el lugar y el valor que tengo. Hoy es un buen día, hoy creo que la venda la tienen ellos, que no lo ven. Mañana, puede que lloré con ansiedad ante la indiferencia y la desvalorización, pero gracias a "alguien", el día solo tiene 24 horas.

Reconociendo mis palabras y mis pensamientos en estas líneas veo cómo hago algo por mí, para mí y para mi satisfacción. Pero no soy capaz de olvidar lo feliz que sería si para otros, mi esfuerzo fuera un mérito por el que elogiarme. Por eso, y para enseñarme en mis defectos, he decidido que esta actividad sea invisible para ellos. No Rey, tú siempre estás, para ti no hay categorías. Cuando leas esto sabrás que siempre ha estado escrito para ti, solo que lo guardaba para una ocasión especial. Para cuando  necesite tu palmadita, para cuando me sienta mal y te acuse de no escucharme y para cuándo te pida perdón por mi genio, mi falta de autoestima o simplemente, para cuándo no encuentre al Ave Fénix.

martes, 19 de octubre de 2010

Primer día

Ha llegado. El primer día ha llegado. Han pasado los días, las semanas y los meses, quizás algo más. La verdad nunca se me dio mal escribir aunque probablemente esto no sea como montar en bici. 


He decidido bajar el volumen al televisor mientras escribo, necesito pensar, concentrarme. El silencia del televisor me hace escuchar más allá, todo mi entorno me envía mensajes. Los peces deben comer, al final no he comprado el termo para el acuario pequeño, el perro sisgue vomitando, ¿le doy de comer esta noche o no?, tengo que preparar la cena y la lavadora debió acabar hace un rato, de la cocina sobre me llega el runn.. del frigorífico.


Pero.... no, hoy no, hoy voy a hacer esto. Voy a superar mis fobias y, técnicamente, voy a dar un empujón a mi autoestima recuperando un don especial para mí y que abandoné la primera vez que me faltó el aire para respirar. El primer día que me asfixié y decidí no respirar más para no asfixiarme de nuevo.


¿Qué tonta!


¡qué cobarde!


¿volveré mañana? aún no lo sé, pero creo que lo intentaré.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...