jueves, 26 de mayo de 2011

luego vuelvo

tengo cosas que contar

domingo, 1 de mayo de 2011

Tiempo, te doy una tregua.

Cuando crees que no queda nada más por hacer para enmendar el camino que te ha tocado, pierdes la esperanza.

En ese momento piensas que nada de lo que hagas, de lo que decidas, o de lo que hayas hecho o decidido puede hacer variar el futuro. Entonces, de pronto, una mañana te levantas y piensas que estás equivocada. La vida hay que vivirla con paciencia y dar al tiempo su tregua.

Hoy pienso que las decisiones que tomé ayer, en las que mandó el corazón y no la mente (como todas las grandes decisiones) son las que marcan hoy mi senda. Qué importa lo que puede ser hoy o dentro de un año. Qué importa lo que puede ser o lo que no puede serlo nunca. Sí importa vivir hoy sintiendo la vida de cerca, oliéndola y acariciándola como el último y el primer día de nuestra vida. Lo que tengo hoy lo sentí hace ya tiempo. Ojalá pueda tener algún día lo que hoy he decidido querer.

Felicidades mamás!!!

jueves, 28 de abril de 2011

Recapitulando


Recapitulando en las decisiones que he tomado y compartido aquí, una de las conclusiones que he sacado es que aquello que para mi ha sido trascendental a la hora de decidir en realidad no ha repercutido en los demas ni en Su manera de tratarme.  Está observación me revela algo más, me sigue importando Su opinión y la forma en la que me ven y me juzgan.

En realidad, básicamente, me olvido de vivir y enlazo acciones sin más, una tras otra. Soluciono conflictos como una calculadora y cometo el horrible error de responsabilizarme de todo Lo  incontrolable. Asumo cualquier opinión como un juicio personal a mis acciones y veo desaprobación y castigo donde sólo hay palabras.

Hoy es un día para ver mis defectos, espero que mañana sea un día para remediarlos.

Location : Calle de la Igualdad, 10, 18248 Moclín,
Posted via Blogaway

domingo, 24 de abril de 2011

Hoy es un día para recordar

Por primera vez quiero compartir algo muy bonito que he aprendido hoy. Habla del valor y del amor y los eleva al máximo exponente aquel que es capaz de hablar con esta franqueza  ya que la vida se ha empeñado en enseñarle a golpes. Admiro su valor y su entereza y envidio la luz de su mirada porque solo desde unos ojos así se puede ver siempre la mejor cara del mundo. Recojo aquí estas palabras, letra a letra.

Puedes llorar porque se ha ido o puedes sonreír porque ha vivido; puedes cerrar los ojos y rezar para que vuelva o abrirlos y ver todo lo que ha dejado; tu corazón puede estar vacío porque no lo puedes ver o puede estar lleno del amor que compartisteis. Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el vacío o dar la espalda o puedes hacer lo que a EL le gustaría: sonreír, abrir los ojos, amar y seguir.

domingo, 17 de abril de 2011

La vida me ha dejado ver

Hoy puedo considerarme afortunada, he podido ver lo que la vida pretendía enseñarme desde hace tanto tiempo y es que no podemos tenerlo todo por el mero hecho de que así sea. Todo hay que buscarlo y todo hay que ganarlo.

Nos ganamos el cariño de las personas con cariño. Conseguimos que los demás derriben barreras hacia nosotros solo derribando antes las nuestras. Conseguimos lo que deseamos solo cuando dejamos de necesitarlo porque así ha de ser. Encontramos el amor cuando vivimos sin buscarlo y sin necesitarlo, encontramos la suerte cuando ella quiere y no cuando la buscamos. Logramos metas solo después de largos y costosos caminos. Quizás ya al final de nuestras vidas comprendamos que esas metas no eran más que cruces y simples paradas en la carrera de la vida.

Qué más da no tener lo que deseas si a través de la necesidad comprendes que no es así como se consigue el éxito. Tenemos éxito y somos felices cuando sabemos capotear los envistes a traición y retomamos la espada para demostrar quién somos sea quién sea a quién nos enfrentemos. Solo podré ser feliz si logro vivir sin lo que creo necesitar. En realidad, la felicidad la alcanzaremos cuando aprendamos y aceptemos nuestro lugar en la vida y desempeñemos bien el papel que nos ha tocado.

He tardado mucho en ver esta lección, solo espero haberla alcanzado a tiempo. Os quiero.

miércoles, 23 de febrero de 2011

llevo tanto sin venir que no puedo perdonármelo

lo cierto es que me cuesta mucho reconocer que no he venido porque he sido mala persona. Deseo tanto lo que tienen otros que dejo de ver lo que quiero yo y es que... es tan duro no poder tener algo tan importante. Hoy estoy bien, también debo de reconocerlo, emprender el camino para hallar respuestas aunque estas no me puedan gustar es una jugada arriesgada en la que he decidido apostar. Aquí sigo, dejando que la vida me distraiga pero con paso firme para no dudar en mi determinación. Lo quiero conseguir y he empezado a luchar ya, caiga quien caiga.

martes, 1 de febrero de 2011

no podia venir

lo siento pero he estado tan jodida que ni he podido venir. Es muy duro esto, no soy capaz de compartirlo aún a pesar de que hoy lo es menor medida.

Siempre he tenido la sensación y el miedo de que tras un dia de risas y alegría debía venir el horror y la pena. Es triste ver que esta proporción se mantiene a pesar y a través del tiempo.

Algo mal he hecho para que todo el mundo me pregunte qué me pasa a pesar de haberlo llevado de manera tan íntima como lo estoy haciendo. Debe de notarseme demasiado. No puedo deciros más.

lunes, 17 de enero de 2011

¿siempre seguiremos siendo dos?

hoy estoy desesperada, y aún así, mi mayor deseo es que sigamos como estamos, aunque seamos dos, no quiero que volvamos a ser uno. es dificil no manifectar mis deseos a la vez que me asfixia el no verlos cumplidos. Además, rizando el rizo, veré cada día como otros disfrutan de lo que yo ansío. Y aún así lucho por no perder mi sonrisa. El tiene que ver su responsabilidad y adelantar su paso porque necesito que haga algo. No puedo seguir esperando.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...