jueves, 31 de diciembre de 2015

Ser

Ser, Yo, en versión mejorada ha resultado un deporte de alto riesgo.
Os voy a contar algo que tuvo lugar el martes veintinueve de diciembre. Tenía una gran decisión que tomar. 

- De un lado, un sueño brillante y luminoso, pulido. Un sueño con olor, sabor, tacto. Tan real y tan cercano que parecía irrompible. 
- Por otro lado la realidad. Todo lo que hay alrededor de ese sueño abrillantado con esmero. Lo que queda tras la primera semana de sol y faena. 

No sabía qué hacer así que recurrí a mi Renovada Hermana Mayor y al verme más perdida que un pavo en un garaje me dijo lo siguiente:


Coge dos folios y quiero que escribas lo siguiente en cada uno de ellos. En el primero escribirás; Sí, a quedarme como estoy. En el segundo has de escribir; Sí, a otras opciones. Cuando lo hayas hecho debes colocarlos en el suelo y moverlos de forma que no puedas saber cuál es cuál. De pie, frente a ellos, vas a coger aire para concentrarte en tu cuerpo y tu respiración. A continuación te vas a subir en uno de ellos y vas a concentrarte en los cambios que tienen lugar dentro de ti, para eso debes escucharte a ti misma y encontrar qué ha cambiado, o qué no. Un minuto después vas a bajarte de ese papel para volver a respirar y relajarte. Cuando estés lista te subirás en el segundo papel y analizarás tus emociones de igual forma en esta ocasión. 

Si aún así no notas la diferencia entre una y otra opción, puedes volver a repetir el proceso. Con esto no vas a saber cual es la decisión correcta pero sí cómo te vas a sentir con cada una de las opciones. O quizás, cómo te estás sintiendo en este momento. Sabrás qué opción de hace sentir calma, cual desasosiego, cual tensión, etc.

Aún no puedo decir si tomé la decisión adecuada, no sé si esa respuesta la obtendré, o no, a lo largo de mi vida. Lo que sí he aprendido son varias cosas:

- Tengo una Hermana Mayor que vale su peso en diamantes, por ponerle un número.
- Decidió mi corazón, ligado a la ilusión. No la ambición.
- Soy totalmente consciente de quién soy, de mis carencias, de mis propias erratas. Pero no por eso voy a dejar de luchar por lo que me corresponde como persona: luchadora, íntegra, leal y jodídamente soñadora. 
- Mi verdad no es la verdad. Cada uno tiene la suya y es justo que cada uno la defienda a muerte. 

Ya lo dije alguna vez; Una vez quise ser alguien, y acabé siendo yo misma, en una versión mejorada.


Repito foto, sí lo sé. Ambas. Pero son las adecuadas hoy, el recuerdo. 




lunes, 28 de diciembre de 2015

Ser, Yo, en versión mejorada.

Tengo mucho sobre lo que reflexionar pero esta noche, solo me apetece hablar. De la vida, de mí, de ti. Solo hablar.

Echo de menos a alguien. Un ser introvertido y curioso que irrumpió en mi vida hace tiempo y desde entonces ha sido intermitente. Y aún así lo extraño. Escribiendo puedo reconocer que lo que verdaderamente añoro es quien soy cuando hablo con esa persona porque verdaderamente creo que le puedo ayudar. Sé que todo cuanto digo no va a saco roto, pero claro, también sé que esa es la razón por la que es intermitente. Cada vez que me acerco, desaparece. Pero en fin, aún así te echo de menos. Y sí, sé que es un situación que tiene remedio pero estoy en ese momento de mi vida en el que si quieres estar pasas hasta el fondo, y si te quieres ir puedes hacerlo por la puerta grande. Bien dicen que no ofende quien quiere sino quien puede. Y para este último caso no hace falta ser demasiado, solo el suficiente.

Por otra parte, Por una cama de Princesa me trae por el camino de la amargura. Si bien esta historia solo me ha cosechado momentos inolvidables... desde que se convierto en una opción comercial está rodeada por una aura de presión, tiempo, pena, aburrimiento, desorden... Quizás nunca debió dejar de ser algo gratuito y puro. Pero bueno, los quizás no nos harán caminar hoy. Lo que nos mueve es el movimiento. Volveré a cerrar los ojos y convencerme de que TODO PASA POR ALGO, TODO TIENE UNA RAZÓN Y UN EQUILIBRIO, aunque ni sabemos dónde, ni sabemos cómo y mucho menos cuándo. #PUCDP me tiene en una jornada de reflexión eterna, a la espera de la gracia o el triunfo. Y ahora lo sé, su error fue olvidar que Eva y Oliver son míos, y punto. Ni del que lee, ni del que compra, míos.

La Navidad, divino tesoro que guardaría en un libro. Si Señor, y la sacaría solo un ratito los domingos para no cansarnos de las mismas palabras, las ofrendas repetidas y los deseos perecederos. Tal y como yo lo veo la Navidad debería durar tanto tiempo que no sabríamos quién nos metió allí por primera vez. Feliz enero, feliz febrero, feliz... Todo el año y a ratitos.

Voy a por mi café, me gusta hablarte con él.

Echo de menos a mi padre y encima, he aprendido a vivir sin mi madre. Entender esto me ha hecho sentir muy mal, ¿por qué? Por todo lo que tengo que ser cuando ella no está y porque sé que si aflojo mi látigo y dejo al mundo SER a su antojo no será más que un recuerdo. Cantar, reír, beber, abrazarnos... y olvidar todo esto en pro del estrés, el agotamiento y la autoexigencia desmedida.Y es que mi círculo vuelve a donde siempre; a rozar la perfección, a desear aquello que ni soy ni me pertenece ser. VUELVO A TI CONFESIONES porque solo hablándote de la forma que lo hago, Querido Blog, puedo escucharme. No puedo ser ella, no puedo ocupar su lugar y jamás debo volver a intentarlo porque, sobre todas las cosas, no es el ejemplo que debo tomar. Agobiarme, agotarme, gritar, rabiar no es un modelo a seguir. Fluir, ¿recuerdas Fátima? ¿Recuerdas, Hadha? No aspiramos más que a fluir y no dejar de bailar y sonreír en el intento. Llegar hasta donde la sonrisa me lleve. Si no limpio hoy; no pasa nada. Si no cocino hoy; no pasa nada. Si su casa no está perfecta a su regreso; no pasa nada, hice lo que pude. No más de lo que debí. Si no estoy en el momento ideal para otro; no pasa nada, lo importante es estarlo para mis hijos. Se acabó estar para todo y en ausencia para ellos. Solo puedo dedicarme a algo más cuando eso implique algo inmediato y mejor para ellos. Mis hijos no deben volver a llorar porque yo les robo su tiempo por satisfacer a otro. Este es mi propósito para Año Nuevo. Ser Yo en mi mejor versión. ¿Y el tuyo? ¿Quién vas a ser?





martes, 1 de diciembre de 2015

Sueño, ¿a qué te atrapo?

Hoy necesito un empujón así que vamos a reflexionar sobre las complejas razones de que los deseos tengan patas. Vamos a averiguar por qué para alcanzar un sueño hay que correr detrás de él. ¿Alguien lo sabe?


Los sueños, esa endiablada arma del destino que hace útil al tiempo. El propósito, el atino, el camino y la meta. Todos estos conceptos, tan poéticos y elementales, son combustible emocional no para estar vivo sino para vivir. Para que pasen los días con intensidad, con olor, agotamiento y risas. Siempre en movimiento, en evolución, en cambio. Conseguir tus sueños es una carrera de fondo donde el relieve viene determinado por la continuidad, lo inamovible; quien eres. La distancia es el tiempo que como los sueños no tienen fin; no hay que olvidar que las horas pasan pero nunca acaban. Las curvas son otros, los que quieres y los que odias. Curvas con clara visibilidad decoradas con caricias, abrazos y empujones. Hacia delante, siempre hacia delante. Curvas cerradas y obtusas, zancadillas, intereses ocultos, dobles verdades, triples mentiras, risas falsas, abrazos fríos, rostros esquivos....

Y a pesar de todo, seguimos. Como el viento que recorre la orilla y se aleja acariciando el monte corremos libres por naturaleza. El camino es una idiotez fruto de la corrección y la norma de las ovejas. ¿Quién dijo que para llegar a la encina debíamos rodear la finca en lugar de navegar entre la siembra? ¿quién dijo que el mejor sueño es fruto del esfuerzo desmesurado? ¿Quién fue el estúpido que puso límites a nuestro valor y cuantía a nuestro empeño? 

Y la verdad de todo esto es que los sueños tiene patas porque le sobran dueños. Yo quiero un helado, yo quiero un helado ahora mismo, yo quiero un helado de vainilla, yo quiero el helado de aquel niño en este instante. Ya tenemos un problema. Así que tenemos dos opciones; o le ponemos un chip o no se los contamos a nadie. 

¿Extraño? Bastante. ¿Qué hacemos si no? Tú lo sabes bien, hay gente en esta sociedad loca que solo quiere lo que otro tiene; quiero su suerte, su talento, el arrojo de ella, la calma de él. La primera vía de aprendizaje del ser humano es la imitación. Quiero su suerte, ergo hago lo mismo que hace él, lástima que la suerte es una paloma loca que caga donde le da la gana. Y cuando no se consiguen los mismos resultados pasamos a la fase demoledora, como los bebés que derriban el castillo de su compañero porque no le deja jugar con él. Si no puedes tener su sueño, quítaselo, no importa cómo, lo que de verdad cuenta es que él tampoco lo tenga. No hay nada peor que confundir un sueño con un propósito, siendo el primero honoroso y bonito, el segundo solo es una estructura mental destructiva.


Y por eso, señoras y señores, los sueños tienen patas y corren delante de nosotros. Porque quien persigue un sueño tiene una fe inagotable en su camino, en sí mismo; no repara en gastos, esfuerzos, sacrificios porque de todo ello saben disfrutar en cada golpe del segundero. Sin embargo, aquellos que toman con propósito la caza y derribo del sueño ajeno carecen de tanto arrojo, si bien no están exentos de capacidad de esfuerzo y sacrifico. No importa renunciar a una vida negra y fría. Así que unos corren con flato, babeando y maldiciendo detrás de una bolsita de té con amigas, un hermoso libro en una estantería, un grupo de gente creciendo unidos, un abrazo de alguien que vive a un océano de tí, la felicidad de tus hijos, la risas de los nietos... Sin embargo, los valientes, respiran aire fresco en la carrera, disfrutan el cielo azul y el olor de la hierba, besan las heridas de lo que sueñan junto a ellos, besan a sus nietos, apoyan a sus hijos, toman ese té con amigos, abraza desde lejos, CRECEN... VIVEN persiguiendo SUEÑOS. Y es que, los sueños están vivos, y solo pueden atraparse VIVIENDO. 

Si corre, sé más veloz.
Si está lejos, camina más tiempo.
Si es duro, remójalo con besos.
Si está frío, caliéntalo entre los dedos.
Si lo tiene ella, búscate otro o comparte, tú decides. 
Si ha dejado de correr, suéltalo, ya no te sirve. Se ha roto.
Si algún idiota pone piedras en tu zapatilla, no le muerdas la yugular. Sácalas.
Si es el tuyo, ATRÁPALO, PERO NO DEJES DE MOVERTE. VUELVE A SOÑAR.
Los mejores sueños usan zapatillas All Stars. 




Porque los sueños, sueños son, ¿o no?

#PUCDP

domingo, 29 de noviembre de 2015

Diario de un avance



Hoy es uno de esos días en los que hay que escribir para volver a pintar el mundo de color. Ha sido una semana de perros. Entre la última corrección, los contratiempos con la editorial, la delimitación de bandos en esta guerra absurda que se ha levantado de forma pública, las preocupaciones por aquellos a quienes quieres y que ves desaparecer... y finalmente, el segundo aniversario de la muerte de mi padre.


Pues, la verdad, hoy me he levantado antes para disfrutar y coger fuerza para la semana que vendrá. Bueno, también hay cosas buenas: mis tazas, mi niña diciendo mami y voy. La mañana de sábado con mi marido, los nuevos avances en el trabajo... Es importante hacer recuento cuando las fuerzas flaquean. 


Por otra parte en unos días los proyectos pasarán a ser hechos. Por una cama de princesa estará en la calle, expuesta al juicio y perjuicio. En fin, que pase lo que tenga que pasar, mientras tanto... ¿Un café en una taza con encanto? 


lunes, 16 de noviembre de 2015

SUPERVIVIENDO


La vida del aspirante a escritor es jodidamente difícil. Si tengo que pasarme el día en las redes sociales para que el mundo se entere de qué existo... ¿Cuándo narices voy a poder escribir algo que contarles? Señores, actualizar el estado requiere su tiempo pero crear un personaje precisa de muchas noches sin dormir. ¿Alguien tiene la respuesta?


Cargada de la sinceridad que me caracteriza voy a escribir algo que puede ESCOCER, necesito pasar página de Eva y Oliver, #PUCDP (cosa que no voy a hacer, por supuesto). ¿Por qué? Es terriblemente complicado para mí no volvar a Eva en otros personajes si no dejo de ver su imagen durante veinticuatro horas al día. Sí, la quiero, la adoro, la admiro... pero su tiempo está intercediendo en MADAMMES y en TRES DÍAS DESNUDA como un elefante en una cacharrería.¿Solución? Horas sin dormir no es una opción, ya me levanto temprano para no restarle tiempo a mis hijos. ¿Ayuda? ¿Cómo pido ayuda si no sé lo que tengo que hacer? En fin, tras toda esta queja elaborada me queda el lápiz y el papel, los minutos de espera en el super grabando audios, las hojas de libreta con una letra indescifrable que volver a inventar más adelante. La música que se va sumando contando historias nuevas... Y como siempre, seguiré haciendo todo cuanto pueda. Sobreviviendo ¡NO! SUPERVIVIENDO. Con letras grandes y chillonas. MuNdo, allá voy, prepara mi cervecita que me quedo contigo, me quedo contigo, me quedo contigo. 


domingo, 8 de noviembre de 2015

Diario de un desengaño superfluo



La vida nos pone y nos quita personas del camino. Es infructuoso querer adivinar o deducir la razón. Solo vienen, nos dan, toman lo que necesitan y desaparecen. Y cuando los ves partir dices aquello de: fue bonito mientras duró.

Tal cual. Llevo tiempo sin venir a organizar lo que me ocurre por dentro y eso se traduce en tiempo perdido, y como bien sabréis las horas son un bien demasiado preciado para que se extravíe. Durante los últimos meses he recogido tanto cariño como me ha sido posible y por primera vez lo he hecho sin reservas y sin ellas tomo lo actual. El desengaño que no es más que la tentadora expectativa de la perfección. No puede ser perfecto, nada lo es. Ni yo, ni tú, ni ellos. Nada. Soy autora de novelas seudorománticas y a mucha honra, que no es poca. He tardado mucho tiempo en aprender a llamarme así Autora, como para que ahora pueda ser usado con desdén o menosprecio seudocachondo.

¿Alguna vez te han insultado en broma? Definitivamente no tengo sentido del humor para el insulto elaborado. Ese que sale del conocimiento sobre lo que duele o no a una persona. No soy demasiado inteligente, lo sé. Tampoco me falta intelecto para saber discernir la gracia de la broma, y hacer una gracia no implica ser gracioso.



Y dicho eso, puesto en orden que no ofende el que quiere sino el que puede, deja de tener usted autoridad moral para poder hasta que se me olvide y deje hablar al cariño necio que tengo al mundo.

Y esto es Diario de así que hay que entender:

- Quien queriéndote te hiere deja de poder herir.
- La vida nos pone la gente buena suficiente para que la gente menos buena no cuente.
- El orden es imprescindible ¿por qué no vine antes?

sábado, 31 de octubre de 2015

Bienvenida, Eva.

Pues ya está aquí mi nueva e irrepetible Hermana Mayor. Si, Eva, todos deben saberlo. Entre tú y yo siempre serás la más cuerda, la hija responsable, obediente, sencilla. ¡Qué dominios! ¿Quién se va a creer esto? Ni tú ni yo queremos ser normales. 

He preparado tu dedicatoria, tal y como me pediste. Una larga lista de agradecimientos aunque seguro que alguien se nos queda en el tintero. De ser así tendremos que escribir otro libro para resarcirnos. Un prólogo empalagoso, otro picante. Todo está en el horno, solo nos queda esperar y pulir todo lo que aún puede brillar más. Preparados, listos... ¡Ya!

Hoy tenemos mucho que celebrar. Os presento a Eva, el arma de destrucción masiva de Ogros y Príncipes despintados, esta mujer heredará el Trono de Hierro. 



Próximamente

sábado, 24 de octubre de 2015

Gracias


Como tantas veces he tomado su voz para hacer crecer mis historias hoy quiero hacerlo para mí misma. Para gritar lo que siento ahora. A pesar del agotamiento, del esfuerzo... todo merece la pena con cada mensaje de apoyo, con cada palabra. Cada beso o abrazo cibernético cuenta. Esto es para vosotros. Me he permitido la licencia de adaptarlo un pelín. Gracias lectoras. Gracias.



GRACIAS, Pablo Alborán (Terral)

Tengo la suerte de saber quien me quiere y no me quiere,
de saber que existe un lugar donde puedo volver si me hieren.
Tengo la suerte de tener una pasión en mi mente,
de entender que mi vida es mi vida,
pero mis palabras son del resto de la gente.

Quien diga que los sueños no se cumplen
que me explique como vivo en esta nube.

Si quizás me viste sonreír cuando mas quería huir,
pero llore de la emoción cuando leías junto a mi
vine para hacerte ver que desde el alma hasta el papel,
confieso que mi vida he dado siempre y siempre la daré...

Tengo la suerte de no saber competir con la gente,
de saber que si hoy me equivoco
tengo alguien que pueda entenderme.
Tengo la suerte de ser ciudadano del aire
de sentir que soy libre sin ser un vagabundo en la tierra de nadie.

Quien diga que los sueños no se cumplen
que me explique como vivo en esta nube…

Sí, quizás me viste sonreír cuando mas quería huir,
pero llore de la emoción cuando leías junto a mi...
vine para hacerte ver que desde el alma hasta el papel,
confieso que mi vida he dado siempre y siempre la daré...

Fue imposible evitar las prisas,
y aún así me entregabais sonrisas
sentía que algo especial nos unía enseguida ....
Sigamos juntos gritando con el alma y libro en mano
con el alma y el cuerpo de ambos brillando.

Si quizás me viste sonreír cuando mas quería huir,
pero llore de la emoción cuando leías junto a mi...
vine para hacerte ver que desde el alma hasta el papel,
confieso que mi vida he dado siempre y siempre la daré...

La daré por ti...la daré por ti.....





Grabación de Mónica Rosamina en Montevideo. 
Compartido desde el Canal de Santi Ascorreta en Youtube.

domingo, 18 de octubre de 2015

Relato para Sofía

El mundo parece equilibrado pero no lo es. En lo que  a polos se refiere no todos están completos. Los hay que buscan el Sur y no dan ni con Este y con Oeste. Y en esta sociedad que nos venden el estado de completa felicidad dividido entre dos, pues no compensa. La fe, la esperanza no es cosa del amor. La compañía no es cosa de química. Y el que diga que tiene la respuesta a este desequilibrio que escriba un libro. 

Sofía, desde ayer. 


Un día como hoy pero algunos años atrás lo de Sofía podría haber sido un pecado de orden mayor. De treinta y siete Padre Nuestro y cuarenta y dos Ave María. Pero desde ayer nada sería igual, ni semejante ni contrapuesto. Desde ayer el ahora duraba un día porque lo anterior no contaba, ya no existía. Había aprendido a decir y hacer lo que deseaba en cada momento. Sin importar la opinión de nadie fuera de su propia carne.


Sola, en un lugar más público que cualquier otro la prosa era cosa de otros, ella era poesía. Rima inmersa en el mundo. Una melena morena y lasia que bailaba, su piel absorbiendo lo que el sol le presta. A todo aquello, hasta donde alcanza la vista del alma, ella lo amaba. 

Allí sentada, junto a su vicio menos oculto disfruta su té, cierra los ojos de espalda al mundo. No quiere ver que la ven, solo desea sentir que pese a su diminuto tamaño es una arma vestida de lino y algodón con uña de diamante. Es fuerte en su soledad, ama y dueña de su cuerpo, su alma, su luz. Ocupa cuanto observa pues su mirada pesa, abruma y enloquece si te atrapa. Tanto abarca que intimida pues el mundo tonto piensa que es mejor observarla desde el suelo. En la distancia. Pero ella añora los abrazos verticales, los besos con los ojos y las caricias en el rostro.

Y dirás... ¿qué ocurrió ayer? Ayer no pasó más que nada. Es solo una excusa para seguir. Una razón sin causa para ser de verdad. Para vivir de verdad, para sentir de verdad. Para apostar.

A las seis y cincuenta y ocho, sentada en aquella silla de anea y olivo espera con euforia contenida, repasa su frase y da vueltas al objeto en su mano. Coloca y vuelve a colocar su pelo. Se muerde los labios, seca su mano y acaricia su cuello. ¡Ya!

-¡Eh! Perdona. ¿Tienes hora?
-Sí, claro.
Contestó un joven girando su cuerpo para observar a aquella hermosa mujer. Tendía su mano derecha hacía él y la izquierda un enorme reloj de bolsillo azul.
-Sofía de la Cruz.
-Oliver Hunter.
El hombre tragó por la determinación de la diosa. No viendo más que un rostro elegante y confiado, rebuscando en su memoria por unas facciones conocidas. Las había, un recuerdo pálido que ya no le servía para nada.
-Sí, lo sé. Te he estado esperando.
Y no por un día. 



sábado, 10 de octubre de 2015

Diario de una Golfilla



Sí, sábado por la noche y llega la Fati golfa en una escapada traviesa. Os vengo a dejar a un hombre que si bien hace mucho tiempo que conozco ahora está haciendo una labor extraordinaria en cada una de mis noches. Puede hacer desaparecer lo que sobra y volver a lo que se perdió. Ed Sheeran me traerá la paz pero este hombre me trae las historias de la mano. 





Y aquí os dejo a Diego, para quien quiera soñar con él. #TDD


martes, 29 de septiembre de 2015

Querida Mujer

Querida Mamá

Quiero hacerte un resumen de lo que he aprendido en estos años de tropiezos. Han sido duros para todos, para ti también, lo sé. Verme caer y equivocarme ha sido difícil pero estabas tranquila porque sabes que es un proceso natural. Son golpes imprescindibles de adolescentes cuya principal tarea es anular la voz de sus padres para que no molesten.  Bueno, estas son algunas de las cosas a las que me refiero.

1. La mujer se hace sola. Mucha mamá, papá, hermanos, novios, pretendientes y amigos. Pero la mujer que se construye junto a otros desaparece cuando el apoyo se va. Quedan los defectos, lo que siente, lo que piensa y lo que opina y guarda en silencio. Eso no es justo.

2. No existe nadie perfecto. La perfección es una idiotez que inventó alguien que no fue capaz de ver la virtud en otros. Todos estamos repletos de software inútil, de errores y defectos que nos hacen pedir perdón con cada buenos días. Pero aún así, a pesar de todo, nos merecemos lo mejor en cada instante de nuestras vidas. No hay error en el mundo que nos castigue a una vida de arrepentimiento.

3. El puñetero Príncipe Azul era un pollo amarillo y lo atropelló un tractor. La media naranja es una falacia más. Existe la persona que te hace ver el mundo de otro color, que te hacer amar más la vida y sobre todo, que te recuerda las razones por las que debes amarte a tí misma por encima de todas las cosas. a la mierda los mandamientos. 

4. El espacio es tuyo, ¡mujer!, ocúpalo. La mentalidad del hombre y de la mujer funcionan de forma diferente, es un hecho demostrado. El hombre está programado para anular a la mujer por naturaleza, forma parte de su genoma para no pasar a ser prescindible. Desarrollemos. Los hombres se enamoran de mujeres que ocupan el espacio que habitan. Sí, así es. Se le van los ojos detras de mujeres inteligentes, altivas, seguras, hermosas en su intensidad pero.... luego pasa lo de siempre. El proceso concluye según el nivel evolutivo del macho. El macho alfa mira a esta mujer de la que estamos hablando y se casa con una pequeñita e insegura para la que es imprescindible porque es desvalida y escuálida mental (sin ofender en absoluto). El macho la absorbe y ocupa su espacio y en poco tiempo, vuelve a estar interesado en la mujer inalcanzable. Por otro lado, demos gracias al Señor (es ironía), está el macho evolucionado que es capaz de mirar a la mujer Grande y darle al valor que se merece, convirtiéndose en su compañero y no en su macho alfa, véase la obviedad, por favor. Estos hombres respetan los espacios, los deseos, los sueños y los anhelos de la mujer que acompañan porque la aman de verdad. Nunca le pedirá que renuncie a nada de aquello que la complementa sino que demostrará su valía encontrando la forma en la que todo sea posible.  En estas relaciones hay tres factores en resultado: él, ella y la relación.

5. El macho evolucionado escasea. En la actualidad comienzan a verse algunos ejemplares rodeados de sogas de mujeres involucionadas. En algunas colonias podemos encontrar el paso intermedio que ha sido capaz de adaptarse a la nuevo situación para no dormir solo todas las noches. Chicas, Adultas y MUJERES al fín, no se conformen con poco. Hagan a su pareja evolucionar y construyánse! Tres factores en una relación es posible, y cuando nacen los hijos no se acaba el mundo. El Amor crece, crece y crece, como dice mi Hermana Mayor. Nadie es perfecto, ni ellos ni nostras.

6. El tiempo es volátil, no vuelve. Da igual el demonio con el que trates, no te dejes engañar.

7. Se puede volver atrás pero nunca sobre el mismo camino. Siempre queda el hogar, la familia, los amigos. La relación no es el estado natural por excelencia. La felicidad lo es, la felicidad es el estado natural por excelencia. Crecer es el movimiento perfecto.

8. El enamoramientos es un proceso químico innegable. Según tu genoma tendrás una relación pasado este proceso o un error como Santiago de Compostela. 


9. Amo a los hombres en toda su naturaleza, también amo a los perros, a los pájaros, al silencio y escribir. Pero mi relación la tengo con mi marido y mejora cada vez que aprendo algo nuevo sobre este mundo del amor. 

10. Para decir Si, antes hay que aprender a decir No. Pero de esto ya hablaremos en otro capítulo. 


Esto no es para tí, es para mí, es para todas. Es necesario recordarnos que ser Mujer es lo mejor que nos pudo pasar pero no tenemos que estar pariendo como conejas toda la vida así que no hay que estar acompañada toda la vida. Escribo esto para las que pensáis que estar solas está mal. No, estar solas es bueno porque ese hueco que puede ser oscuro dentro de vosotras es en realidad el punto desde donde vuestra propia luz debe emanar y ser el faro para un macho evolucionado. 








Siempre hay algo mejor para tí, pero nunca dejes que desaparezca lo que ya es tuyo. Nunca desaparezcas tú. 

domingo, 27 de septiembre de 2015

Diario de una madre a la fuga


Esto de ser hija no se acaba cuando eres madre, quien dijo eso mintió descaradamente y con alevosía. No tiene nada que ver. Yo necesito más a mi madre ahora que me enfrento a mi propia maternidad que durante los diez años anteriores. Y creo que no soy la única. Es mi madre la que se fuga. 

Se supone que es un rol constante a lo largo de la vida, con un nivel extremo de compromiso desde el instante uno y sin declive pero... esto hay que verlo. Es difícil renunciar a la propia existencia por la de otro, por mucho amor materno que empalague. Y es que el individuo no es denominado así por capricho alguno sino porque el ser humano nace, crece, se reproduce y muere como individuo único e independiente biológica y físicamente hablando. Los objetivos propios, las metas, todo cuanto la razón y el corazón dibujan fragmenta la maternidad y la mujer dejando cada una en atroz sensación de pérdida. La mujer que cede a la maternidad y desaprece como mujer y la madre que desaparece de la maternidad para volver o ser mujer. Y eso, señoras, es una putada para los hijos. Doy fe.


Podemos ser respetuosos, empáticos, amables, comprensivos, cariñosos, tranquilos pero esto jode te levantes por el lado de la cama que te levantes. Dejar de ser el centro del mundo de la persona que está destinada a amarte y perdonarte por encima de todas las cosas no mola nada. Es como si Dios desapareciera, plum, de un plomazo. Es uno de estos procesos que por ser natural no es más sencillo, como lo es envejecer, enfermar o morir.

Da igual si tu progenitora ha sido ejemplar o no, siempre será esa persona que te ha enseñado que a la familia se la ama tal y como se presenta, tal y como es; con su luz y con su oscuridad, por encima de todas las cosas.

Así que me desnudo para decir que me escuecen las manos de pensar que la persona que más me ha amado ha vuelto a amarse a sí misma por encima de todas las cosas. Me escuece que la justicia sea justa. Me escuece porque los grandes cambios vienen precedidos de grandes y dolorosas sacudidas. Fluiré en esta nueva situación, recibiendo el amor desde lejos. Guardando los besos para cuando vuelva el calor. Y si cuando vuelvas aún me dura el coraje te enseñaré el cajón donde te los guardé. Respetaré con la cabeza gacha el equilibrio que ha de volver a su vida luchando por sus sueños como yo hago a diario con los mios. 


Quizás algún día para ser madre no haya que renunciar un setenta por ciento a la mujer libre que hemos construido. Quizás ese día las hijas creceremos viendo a nuestras madres lidiar sus batallas constantemente, sin cruzar penínsulas. Sin marcar distancias. Sin renunciar a todo lo que no es un hijo.

Pero hoy, que soy hija y soy madre, me cuesta digerir tu abandono pese a toda tu razón y mi comprensión forzada.

De 30 a 1200 hay muchos pasos, madre. ¿No quieres pensártelo de nuevo? Mira que yo aún te necesito cerca.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Diario de una mente compleja



Compleja y espesa. Obtusa sin causa o razón. Hoy no me siento eufórica como de costumbre. Me siento pesada, lastrada desde la piel al alma. Es mi resaca emocional, camuflada por el cansancio típico, la respuesta de mi cuerpo al cambio.

En el mundo hay personas para todo. Personas que entran y que salen, que están con nosotros, nos hacen sentir por encima del mundo y después retroceden como la marea, dejando la playa seca y sola. Pero la marea vuelve, y echar de menos es doloroso cual intenso. Estoy escuchando música para ayudar a descansar mi mente pero, mi mente descansa cuando habla. A veces a voces, a veces a través del silencio que tanto nos demuestra. En ocasiones a través de los dedos que son capaces de contar lo que el corazón abraza con recelo: la pena, echar de menos. La culpa por lo que ya no se puede hacer, el remordimiento por no haber amado más, más aún. Ese abrazo que está lejos, esos abrazos que están demasiado lejos. Los de mi padre, los tuyos, los suyos.

Conciencia, coherencia, poesía.
Sin ánimo de ofender,
quede cada cual en calma
vaya cada uno a su lugar.
La Paz la tuve,
cuando la Paz me exigía. 

martes, 15 de septiembre de 2015

Diario de una desnuda


No, mi corazón no es mayor que el mundo. Es mucho menor. En él no caben ni mis dolores. Por eso me gusta contarme. Por eso me desnudo, por eso me grito, por eso frecuento los periódicos, me expongo crudamente en las librerías: necesito de todos.


Carlos Drummond de Andrade

viernes, 11 de septiembre de 2015

Ey, Superwoman

 Ey, Superwoman, mira aquí y lee.

Yo soy como tú, en serio. Ni mejor ni peor, como tú. Exigente, trabajadora, perfeccionista, soñadora y un intento de todo esto al fin. Todo lo juego a medias dejando la piel en cada tramo. Hemos nacido en un tiempo complicado, mira y verás:

-      Somos el hermoso y cultural pilar del hogar; calculadora, expendedora de recibos, caja electrónica/mental, lavadora, organizadora de tareas, organizadora de tareas complicados bajo situaciones de estrés y además poseemos el maravilloso don de la adivinación, el control del espacio tiempo y baterías de Litio integradas.

-         -            Somos el divino nuevo pilar de la economía de nuestro país. Hemos luchados por nuestros derechos por años y a pesar de ello solo unas pocas gozan de una igualdad digna. Trabajamos dentro y fuera de casa dando gracias por la oportunidad de ser explotadas con avaricia y exageración.


-          Somos profesionales cualificadas y calificadas. Emprendedoras y comprometidas porque nos ha costado sudor y reglas llegar hasta donde sea que estemos. Hay que tener muy buena suerte para que no te toque retorcerte de dolor durante Selectividad o manchar el sillón en una entrevista de trabajo. Nunca decimos basta porque no tenemos límite en la capacidad de esfuerzo y superación. Y eso, amiga, es porque somos totalmente conscientes de que cada una de nosotras es el referente primero para las futuras generaciones. Lástima que no seamos además el principal.

-          Padecemos en deterioro físico de la menstruación y el parto. Después del paritorio ninguna vejiga vuelve a ser lo que era. Gracias a Dios que el sexo pasa de excepcional a extrasensorial.

-          Nos pasamos la vida marcando la diferencia entre ser esposa y madre. No quieres que tu marido te mire con a tu madre pero quieres que te respete como a ella.

-          No entendemos que podemos ser amantes de nuestros maridos hasta pasados los taitantos. Sin embargo, ellos dejan de mirarnos como esposa cuando dejamos de ser amante. Curioso.

-          Nos pasamos la vida jugando a la balanza entre lo que deseamos y lo que debemos. ¿Y qué remedio? Al fin y al cabo cada sueño implica tiempo fuera del hogar, y el hogar es nuestra responsabilidad.

-          Un hurra por las excepciones.

-          Ser mamá es la cosa más complicada que ha podido inventar la naturaleza. El Big Bang, el primer organismo pluricelular, el salto del anfibio a mamífero todo eso son chorradas que han inventado hombres demasiado inteligentes para reproducirse. Lo verdaderamente complicado es no morir de amor cuando te despiertan a las tres, a las cuatro, a las cinco y a las seis de la madrugada gritando “mama”, que no “mamá”.


-          El verdadero milagro es participar en la conversación de tus hijos a pesar de que solo utilicen dos sílabas repetidamente: taetá taetá…. Y que se vaya tan feliz porque ha conseguido que entiendas que le aprieta un calcetín.

-          Somos una guerra que nunca termina. Brigadas silenciosas que nunca se rinden.

-          Si, ser padre es maravilloso. Cada día mejor porque vosotros también lucháis vuestras batallas pero ser MAMÁ ES LA HOSTIA.



Yo no soy una Supermamá, no soy una Supertrabajadora, ni una Superartísta. Solo soy una Supermujer, igual que tú. No quiero ser más, quiero ser yo.

martes, 8 de septiembre de 2015

Sueño realizado


Finalmente lo puedo gritar a los siete vientos. LxL Editorial publicará Por una cama de Princesa antes de que acabe el año. Lo tendremos entre las manos, lo oleremos, marcaremos sus páginas y subrayaremos a boli. Nosotras podemos ¡¡Sí, sí, sí!!





Es increíble lo que la vista es capaz de hacer al cerebro. Firmé la publicación de la novela a finales de Julio. Mi mente ha ido trabajando la idea desde entonces pero es ahora, cuando está a la vista de todos y escrito en la imagen de arriba, cuando mi corazón se retuerce y desboca. Además hoy os puedo avanzar que la fecha se ha adelantado a Octubre. Dentro de un mes tendré mi novela entre mis manos. Increíble. 

Las felicitaciones, los abrazos cibernéticos, las palabras de ánimo, los deseos... todo ello me hace más grande y tengo que reconocerlo. Me ha costado mucho aprender a vivir con los demás pues siempre he querido ser tan autónoma y autosuficiente que apestaba. Así es más fácil, más bonito y más valiente. Para mí lo es. Me siento más fuerte y con más valor frente a todo cuando me quieren y sin embargo ya no lo veo como una debilidad sino como una habilidad. 

Ayer hablaba con unas amigas sobre lo importante que era para mí mostrar mi rostro al mundo. Hoy tengo que decir que el verdadero problema no es mostrar mi rostro, es mostrarme yo, por entero. Eso es TRES DÍAS DESNUDA. Aquí me tenéis, esta es Hadha.

No sé que me depara el futuro así que no temo que me vean caer, no tengo previsto subir a ningún lado. Solo deseo caminar sin que me miren, solo deseo que me acompañen. Solo deseo compartir todo lo que me hace crecer a diario porque puedo y porque quiero. Son pesadas razones.

Por una cama de princesa fue algo maravilloso que ocurrió hace dos años. Fue una experiencia extraordinaria que construí para enfrentarme a lo que la vida me traía y jamás, jamás me cansaré de dar las gracias a todos los que me hicieron posible. A cada lectura en la plataforma, cada comentario, cada voto. Esas listas de lectura que me hacían vibrar de la emoción; Mis favoritas, Lo mejor que he leído, Tengo que volver a leer... Gracias a cada usuaria que se detuvo a escribir un mensaje privado donde me decía que su vida era mejor ahora, que sus cubos de mierda llevaban ruedas mejores gracias a mi historia. Nunca podré decir que escribí para vosotras porque mentiría, siempre escribo para mí pero si lo publico es para que llegue hasta esa persona al final del mundo que necesita leerlo. Con dar compañía y consuelo a una más de vosotras merece la pena cualquier lucha.  



Sí, estoy aquí, y quiero crecer, quiero crecer hasta el infinito.





miércoles, 26 de agosto de 2015

Diario de una loca orgullosa

Algunas personas no quieren ser oscuras. huyen de la oscuridad y de las complicaciones. Si alguna vez hablamos de las opciones, he aquí el mejor uso de ellas, al menos el que más conscientemente dirigimos a la propia protección.

Hay personas que repelen la violencia, la tensión y el estrés con evasivas más visibles que invisibles, por alto que sea el esfuerzo. Las admiro.

Desde mi visceralidad las aguas calmas son extrañas. Amenazadoras. Aún más allá, traicioneras y desprovistas de confianza. Si no existieran Maché o Belén acabaría escarbando en los supermercados en busca de un repelente de aguas mansas.

Y es que vivir con el corazón en la mano tiene sus riesgos. Estás predispuesto a las inclemencias del tiempo. Leí ayer sobre los perjuicios del orgullo y lo que vino a mi mente fue "retórica", argumentos que no vienen al caso. Pues el orgullo no es más que miedo a la decepción y a hacer visibles las debilidades. Pánico al "ya te lo dije". El RAE lo define como la arrogancia y el exceso de amor propio, es decir, miedo a dejar de ser lo que otros o tú esperas de tí mismo. Tropezamos de nuevo con las expectativas. Jodidas expectativas.

¿Y entonces? ¿Todo el que reconoce y valora sus virtudes peca de orgullo? Espera... espera... para eso el orgullo debería ser pecado ¿Lo es? ¿Para quién? ¿Para mí? ¿Para tí? ¿Para el Papa Francisco? ¿Para tu madre que se pasea orgullosa de su glorioso, lindo, guapo y elegante hijo cuando lleva corbata? Ella está orgullosa aunque  no la uses desde la comunión. ¿Es eso pecado? Lo dudo, sinceramente. Y llegados a este punto el Orgullo es la herramienta más ciega y eficiente para la supervivencia. Ciega ante los miedos, la vergüenza, el compromiso, la descalificación o el desprecio porque, amigo, el que no agacha la cabeza es porque cree que es así de alto. Poco le importa cómo lo mires tú.

El amor propio. ¿Qué sabemos de él? ¡Derribemos sus muros! ¡Abajo los prejuicios! Yo me quiero, yo me voto y yo me creo. Estoy orgullosa de mí y peco de orgullo si me vienes a decir que tu pie quedaría genial sobre mi cabeza. A la mismísima mierda. Mi pie está justo donde tiene que estar.

Un saludo.

lunes, 15 de junio de 2015

Nace Tres días desnuda


Nace Tres días desnuda.


Antes de enterrar a Eva y Oliver, antes de escribir el futuro de Daniela y Kaiden. Porque lo necesito, porque es tiempo de hacer lo que me da la real y puñetera gana, porque aún no es momento de hacer lo adecuado. Porque lo he intentado pero no me funciona, el orden no va con la originalidad, al menos entre mis filas. Voy a parir antes de preñarme, a retazos nacerá un proyecto personal que no responde a más mandato que mi capricho de luz, de transparencia.

Porque no puedo esperar más. Porque no quiero hacerlo. ¿Qué es Tres días desnuda? Es una biografía express y que me perdone el diccionario por coger de él sin miramientos. Soy yo destapada, es Hadha sin plumas, Fátima sin secretos, una mujer sin recovecos, una madre sin esquinas. Soy quien he sido hasta ahora pero sin tapujos. Necesito ser vista, escuchada y asimilada. Bien sonaría completar con amada, valorada, pero esa es otra historia. Quiero gritar, quiero sentir el universo sobre mí como dice Amaral. Quiero estar aún más viva, más si cabe, más si se puede, más si se debe. Más. Más.


El otro día conocí a un hombre que me dijo algo importante: para escribir hay que tener algo que contar. Y Tres días desnuda es lo que yo tengo que contar. No sé por qué mi mente ha venido a parar a este proyecto, quizás sea porque esto es lo que me toca guitar ahora. Que me siento pequeñita, temblorosa y quebradiza.

Soy dueña y señora del espacio que ocupo, lo lleno y lo domino pero ya está, ya no hay más. Fuera de estos límites me desintegro. En primer lugar desaparece mi seguridad, la sigue mi autoestima para acabar desintegrada, a borrón limpio. Y aunque la vida me grita lanzándome retos en los que montar y crecer yo acabo encogida debajo de la escalera como las cucarachas. Asomando la cabeza de vez en cuando. ¿Y qué es lo que tengo que contar? Que voy a montar a caballo sobre mis miedos. Que se acabo vivir agachada para que nadie me vea, tiene que acabarse ese deseo irreprimible de pasar desapercibida para los posibles enemigos porque en la batallla me emborracho de  genio y valentía para después lamer mi resaca emocional.

Así es Hadha, pequeñita y dulce, incapaz de generar cariño del desapego. La última de su lista, la primera en escribirla. La que se cansa y se queja, la que grita para que le den pero es incapaz de coger. Dependiente del vaivén emocional, igual se ama que se pellizca. La hipocresía que conoce la teoría y se pierde en la práctica. La que dice "amar sin necesitar" y  necesita a rabiar. También soy la que no deja de crecer, la que respira ilusiones y desata volcanes. La que desde la sombra empuja montañas y bajo el sol esconde el rostro.

Soy pequeñita y asustadiza. No sin genio ni coraje, pero escondida. Escondida tras un hombre que capta todas la miradas, escondida tras lo logros de niños luchadores, tras un seudónimo elaborado, tras historias que me enseñen sin tener que recibir golpes fuera del hogar.


Para escribir Tres días desnuda hay que dejar salir la vergüenza, la indecisión, las fobias, la autocensura. Para vivir todos mis sueños tengo que mostrarme al mundo Yo, tal cual. Con mis imperfecciones, impurezas y anti-virtudes. Debo vencer mi miedo al éxito. Un miedo bastante difícil de reconocer.


"El éxito consiste en vencer el temor al fracaso.
Charles Augustin Sainte-beuve (Escritor y crítico literario francés)."

Debo vencer mi necesidad de explicar que para mí el éxito es que Bastante sí sea Suficiente. Que lo que consigo es lo justo porque no tuvo que ser más ni menos. Que fluyo hacía un mundo interior que está podrido por una infancia que no he superado. No fue peor que la de cualquiera, solo es terrible porque aún me hace daño. Porque el dolor cambia y yo cambié bastante, hace tiempo que no va a peor.

Le doy demasiada importancia a todo, mi inteligencia emocional se reduce a sentir demasiado y buscar una causa cuando en mis momentos de lucidez sé que no es posible. Los sentimientos no siempre funcionan como acción-reacción, a veces solo surgen de un trasfondo que no somos capaces de desmarañar. He rozado el límite con la falta de consideración de otros y pretendo que saber quién soy se convierta en mi escudo y no en la arma de otros. Por favor, que solo el que me conozca se atreva a emitir juicio, y mucho menos de valor.

Mi principal defecto es que soy inestable. Me hago pequeñita o grande sin proponérmelo, sin probar bocado ni beber poción mágica alguna. Yo no soy Alicia. Me crezco o me encojo porque miro demasiado hacia fuera en lugar de prestar atención a lo que ocurre dentro.

Tengo la autoestima de una hormiga y una opinión para todo. Razones y escusas para las incoherencias de otros porque respeto demasiado. Lo suficiente para no construir expectativas que puedan ser quebradas.Odio discutir, mi estado perfecto es el letargo, el control y la continuidad. Fluir en el control cotidiano, sí también peco de ingenuidad.

Y sobre todo hoy me he acordado de ti, por formar parte de mí y de todo lo que soy. Hoy me he acordado de tí papá, de tu rostro de descanso. No sé por qué, quizás porque te veo en el rostro de mi hijo, en el conformismo de mi hija. Hoy quiero pedirte perdón por sentir miedo y no creer que harías tu viaje solo. Gracias por cuidarlos, gracias por cuidarme a tu manera. No sentí mucho tu cariño pero ahora sé que me querías. Ahora que soy madre sé que pese a tí y pese a mí en tu corazón había un hueco para la trabajosa también. He necesitado un año y siete meses para sentarme a despedirte con mis letras sin pudor. Para mi es un honor que uno de mis últimos recuerdos contigo fuera tu sonrisa al ver que serías abuelo por partida doble. 

Y no quiero cerrar esta entrada sin dar las gracias a mis chicas del WordBook, por ayudarme a reconstruir lo que merece la pena. No sabéis lo que hacéis por mí pero encontraré la forma de hacéroslo llegar. Algún día, en el momento más inesperado.Quedan dos entradas más para desnudarme y continuar un camino viejo. Espero que este proyecto no se difumine.

Ambos fuimos pequeñitos, yo también quiero ser grande. Hasta pronto papá.

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...