martes, 29 de septiembre de 2015

Querida Mujer

Querida Mamá

Quiero hacerte un resumen de lo que he aprendido en estos años de tropiezos. Han sido duros para todos, para ti también, lo sé. Verme caer y equivocarme ha sido difícil pero estabas tranquila porque sabes que es un proceso natural. Son golpes imprescindibles de adolescentes cuya principal tarea es anular la voz de sus padres para que no molesten.  Bueno, estas son algunas de las cosas a las que me refiero.

1. La mujer se hace sola. Mucha mamá, papá, hermanos, novios, pretendientes y amigos. Pero la mujer que se construye junto a otros desaparece cuando el apoyo se va. Quedan los defectos, lo que siente, lo que piensa y lo que opina y guarda en silencio. Eso no es justo.

2. No existe nadie perfecto. La perfección es una idiotez que inventó alguien que no fue capaz de ver la virtud en otros. Todos estamos repletos de software inútil, de errores y defectos que nos hacen pedir perdón con cada buenos días. Pero aún así, a pesar de todo, nos merecemos lo mejor en cada instante de nuestras vidas. No hay error en el mundo que nos castigue a una vida de arrepentimiento.

3. El puñetero Príncipe Azul era un pollo amarillo y lo atropelló un tractor. La media naranja es una falacia más. Existe la persona que te hace ver el mundo de otro color, que te hacer amar más la vida y sobre todo, que te recuerda las razones por las que debes amarte a tí misma por encima de todas las cosas. a la mierda los mandamientos. 

4. El espacio es tuyo, ¡mujer!, ocúpalo. La mentalidad del hombre y de la mujer funcionan de forma diferente, es un hecho demostrado. El hombre está programado para anular a la mujer por naturaleza, forma parte de su genoma para no pasar a ser prescindible. Desarrollemos. Los hombres se enamoran de mujeres que ocupan el espacio que habitan. Sí, así es. Se le van los ojos detras de mujeres inteligentes, altivas, seguras, hermosas en su intensidad pero.... luego pasa lo de siempre. El proceso concluye según el nivel evolutivo del macho. El macho alfa mira a esta mujer de la que estamos hablando y se casa con una pequeñita e insegura para la que es imprescindible porque es desvalida y escuálida mental (sin ofender en absoluto). El macho la absorbe y ocupa su espacio y en poco tiempo, vuelve a estar interesado en la mujer inalcanzable. Por otro lado, demos gracias al Señor (es ironía), está el macho evolucionado que es capaz de mirar a la mujer Grande y darle al valor que se merece, convirtiéndose en su compañero y no en su macho alfa, véase la obviedad, por favor. Estos hombres respetan los espacios, los deseos, los sueños y los anhelos de la mujer que acompañan porque la aman de verdad. Nunca le pedirá que renuncie a nada de aquello que la complementa sino que demostrará su valía encontrando la forma en la que todo sea posible.  En estas relaciones hay tres factores en resultado: él, ella y la relación.

5. El macho evolucionado escasea. En la actualidad comienzan a verse algunos ejemplares rodeados de sogas de mujeres involucionadas. En algunas colonias podemos encontrar el paso intermedio que ha sido capaz de adaptarse a la nuevo situación para no dormir solo todas las noches. Chicas, Adultas y MUJERES al fín, no se conformen con poco. Hagan a su pareja evolucionar y construyánse! Tres factores en una relación es posible, y cuando nacen los hijos no se acaba el mundo. El Amor crece, crece y crece, como dice mi Hermana Mayor. Nadie es perfecto, ni ellos ni nostras.

6. El tiempo es volátil, no vuelve. Da igual el demonio con el que trates, no te dejes engañar.

7. Se puede volver atrás pero nunca sobre el mismo camino. Siempre queda el hogar, la familia, los amigos. La relación no es el estado natural por excelencia. La felicidad lo es, la felicidad es el estado natural por excelencia. Crecer es el movimiento perfecto.

8. El enamoramientos es un proceso químico innegable. Según tu genoma tendrás una relación pasado este proceso o un error como Santiago de Compostela. 


9. Amo a los hombres en toda su naturaleza, también amo a los perros, a los pájaros, al silencio y escribir. Pero mi relación la tengo con mi marido y mejora cada vez que aprendo algo nuevo sobre este mundo del amor. 

10. Para decir Si, antes hay que aprender a decir No. Pero de esto ya hablaremos en otro capítulo. 


Esto no es para tí, es para mí, es para todas. Es necesario recordarnos que ser Mujer es lo mejor que nos pudo pasar pero no tenemos que estar pariendo como conejas toda la vida así que no hay que estar acompañada toda la vida. Escribo esto para las que pensáis que estar solas está mal. No, estar solas es bueno porque ese hueco que puede ser oscuro dentro de vosotras es en realidad el punto desde donde vuestra propia luz debe emanar y ser el faro para un macho evolucionado. 








Siempre hay algo mejor para tí, pero nunca dejes que desaparezca lo que ya es tuyo. Nunca desaparezcas tú. 

domingo, 27 de septiembre de 2015

Diario de una madre a la fuga


Esto de ser hija no se acaba cuando eres madre, quien dijo eso mintió descaradamente y con alevosía. No tiene nada que ver. Yo necesito más a mi madre ahora que me enfrento a mi propia maternidad que durante los diez años anteriores. Y creo que no soy la única. Es mi madre la que se fuga. 

Se supone que es un rol constante a lo largo de la vida, con un nivel extremo de compromiso desde el instante uno y sin declive pero... esto hay que verlo. Es difícil renunciar a la propia existencia por la de otro, por mucho amor materno que empalague. Y es que el individuo no es denominado así por capricho alguno sino porque el ser humano nace, crece, se reproduce y muere como individuo único e independiente biológica y físicamente hablando. Los objetivos propios, las metas, todo cuanto la razón y el corazón dibujan fragmenta la maternidad y la mujer dejando cada una en atroz sensación de pérdida. La mujer que cede a la maternidad y desaprece como mujer y la madre que desaparece de la maternidad para volver o ser mujer. Y eso, señoras, es una putada para los hijos. Doy fe.


Podemos ser respetuosos, empáticos, amables, comprensivos, cariñosos, tranquilos pero esto jode te levantes por el lado de la cama que te levantes. Dejar de ser el centro del mundo de la persona que está destinada a amarte y perdonarte por encima de todas las cosas no mola nada. Es como si Dios desapareciera, plum, de un plomazo. Es uno de estos procesos que por ser natural no es más sencillo, como lo es envejecer, enfermar o morir.

Da igual si tu progenitora ha sido ejemplar o no, siempre será esa persona que te ha enseñado que a la familia se la ama tal y como se presenta, tal y como es; con su luz y con su oscuridad, por encima de todas las cosas.

Así que me desnudo para decir que me escuecen las manos de pensar que la persona que más me ha amado ha vuelto a amarse a sí misma por encima de todas las cosas. Me escuece que la justicia sea justa. Me escuece porque los grandes cambios vienen precedidos de grandes y dolorosas sacudidas. Fluiré en esta nueva situación, recibiendo el amor desde lejos. Guardando los besos para cuando vuelva el calor. Y si cuando vuelvas aún me dura el coraje te enseñaré el cajón donde te los guardé. Respetaré con la cabeza gacha el equilibrio que ha de volver a su vida luchando por sus sueños como yo hago a diario con los mios. 


Quizás algún día para ser madre no haya que renunciar un setenta por ciento a la mujer libre que hemos construido. Quizás ese día las hijas creceremos viendo a nuestras madres lidiar sus batallas constantemente, sin cruzar penínsulas. Sin marcar distancias. Sin renunciar a todo lo que no es un hijo.

Pero hoy, que soy hija y soy madre, me cuesta digerir tu abandono pese a toda tu razón y mi comprensión forzada.

De 30 a 1200 hay muchos pasos, madre. ¿No quieres pensártelo de nuevo? Mira que yo aún te necesito cerca.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Diario de una mente compleja



Compleja y espesa. Obtusa sin causa o razón. Hoy no me siento eufórica como de costumbre. Me siento pesada, lastrada desde la piel al alma. Es mi resaca emocional, camuflada por el cansancio típico, la respuesta de mi cuerpo al cambio.

En el mundo hay personas para todo. Personas que entran y que salen, que están con nosotros, nos hacen sentir por encima del mundo y después retroceden como la marea, dejando la playa seca y sola. Pero la marea vuelve, y echar de menos es doloroso cual intenso. Estoy escuchando música para ayudar a descansar mi mente pero, mi mente descansa cuando habla. A veces a voces, a veces a través del silencio que tanto nos demuestra. En ocasiones a través de los dedos que son capaces de contar lo que el corazón abraza con recelo: la pena, echar de menos. La culpa por lo que ya no se puede hacer, el remordimiento por no haber amado más, más aún. Ese abrazo que está lejos, esos abrazos que están demasiado lejos. Los de mi padre, los tuyos, los suyos.

Conciencia, coherencia, poesía.
Sin ánimo de ofender,
quede cada cual en calma
vaya cada uno a su lugar.
La Paz la tuve,
cuando la Paz me exigía. 

martes, 15 de septiembre de 2015

Diario de una desnuda


No, mi corazón no es mayor que el mundo. Es mucho menor. En él no caben ni mis dolores. Por eso me gusta contarme. Por eso me desnudo, por eso me grito, por eso frecuento los periódicos, me expongo crudamente en las librerías: necesito de todos.


Carlos Drummond de Andrade

viernes, 11 de septiembre de 2015

Ey, Superwoman

 Ey, Superwoman, mira aquí y lee.

Yo soy como tú, en serio. Ni mejor ni peor, como tú. Exigente, trabajadora, perfeccionista, soñadora y un intento de todo esto al fin. Todo lo juego a medias dejando la piel en cada tramo. Hemos nacido en un tiempo complicado, mira y verás:

-      Somos el hermoso y cultural pilar del hogar; calculadora, expendedora de recibos, caja electrónica/mental, lavadora, organizadora de tareas, organizadora de tareas complicados bajo situaciones de estrés y además poseemos el maravilloso don de la adivinación, el control del espacio tiempo y baterías de Litio integradas.

-         -            Somos el divino nuevo pilar de la economía de nuestro país. Hemos luchados por nuestros derechos por años y a pesar de ello solo unas pocas gozan de una igualdad digna. Trabajamos dentro y fuera de casa dando gracias por la oportunidad de ser explotadas con avaricia y exageración.


-          Somos profesionales cualificadas y calificadas. Emprendedoras y comprometidas porque nos ha costado sudor y reglas llegar hasta donde sea que estemos. Hay que tener muy buena suerte para que no te toque retorcerte de dolor durante Selectividad o manchar el sillón en una entrevista de trabajo. Nunca decimos basta porque no tenemos límite en la capacidad de esfuerzo y superación. Y eso, amiga, es porque somos totalmente conscientes de que cada una de nosotras es el referente primero para las futuras generaciones. Lástima que no seamos además el principal.

-          Padecemos en deterioro físico de la menstruación y el parto. Después del paritorio ninguna vejiga vuelve a ser lo que era. Gracias a Dios que el sexo pasa de excepcional a extrasensorial.

-          Nos pasamos la vida marcando la diferencia entre ser esposa y madre. No quieres que tu marido te mire con a tu madre pero quieres que te respete como a ella.

-          No entendemos que podemos ser amantes de nuestros maridos hasta pasados los taitantos. Sin embargo, ellos dejan de mirarnos como esposa cuando dejamos de ser amante. Curioso.

-          Nos pasamos la vida jugando a la balanza entre lo que deseamos y lo que debemos. ¿Y qué remedio? Al fin y al cabo cada sueño implica tiempo fuera del hogar, y el hogar es nuestra responsabilidad.

-          Un hurra por las excepciones.

-          Ser mamá es la cosa más complicada que ha podido inventar la naturaleza. El Big Bang, el primer organismo pluricelular, el salto del anfibio a mamífero todo eso son chorradas que han inventado hombres demasiado inteligentes para reproducirse. Lo verdaderamente complicado es no morir de amor cuando te despiertan a las tres, a las cuatro, a las cinco y a las seis de la madrugada gritando “mama”, que no “mamá”.


-          El verdadero milagro es participar en la conversación de tus hijos a pesar de que solo utilicen dos sílabas repetidamente: taetá taetá…. Y que se vaya tan feliz porque ha conseguido que entiendas que le aprieta un calcetín.

-          Somos una guerra que nunca termina. Brigadas silenciosas que nunca se rinden.

-          Si, ser padre es maravilloso. Cada día mejor porque vosotros también lucháis vuestras batallas pero ser MAMÁ ES LA HOSTIA.



Yo no soy una Supermamá, no soy una Supertrabajadora, ni una Superartísta. Solo soy una Supermujer, igual que tú. No quiero ser más, quiero ser yo.

martes, 8 de septiembre de 2015

Sueño realizado


Finalmente lo puedo gritar a los siete vientos. LxL Editorial publicará Por una cama de Princesa antes de que acabe el año. Lo tendremos entre las manos, lo oleremos, marcaremos sus páginas y subrayaremos a boli. Nosotras podemos ¡¡Sí, sí, sí!!





Es increíble lo que la vista es capaz de hacer al cerebro. Firmé la publicación de la novela a finales de Julio. Mi mente ha ido trabajando la idea desde entonces pero es ahora, cuando está a la vista de todos y escrito en la imagen de arriba, cuando mi corazón se retuerce y desboca. Además hoy os puedo avanzar que la fecha se ha adelantado a Octubre. Dentro de un mes tendré mi novela entre mis manos. Increíble. 

Las felicitaciones, los abrazos cibernéticos, las palabras de ánimo, los deseos... todo ello me hace más grande y tengo que reconocerlo. Me ha costado mucho aprender a vivir con los demás pues siempre he querido ser tan autónoma y autosuficiente que apestaba. Así es más fácil, más bonito y más valiente. Para mí lo es. Me siento más fuerte y con más valor frente a todo cuando me quieren y sin embargo ya no lo veo como una debilidad sino como una habilidad. 

Ayer hablaba con unas amigas sobre lo importante que era para mí mostrar mi rostro al mundo. Hoy tengo que decir que el verdadero problema no es mostrar mi rostro, es mostrarme yo, por entero. Eso es TRES DÍAS DESNUDA. Aquí me tenéis, esta es Hadha.

No sé que me depara el futuro así que no temo que me vean caer, no tengo previsto subir a ningún lado. Solo deseo caminar sin que me miren, solo deseo que me acompañen. Solo deseo compartir todo lo que me hace crecer a diario porque puedo y porque quiero. Son pesadas razones.

Por una cama de princesa fue algo maravilloso que ocurrió hace dos años. Fue una experiencia extraordinaria que construí para enfrentarme a lo que la vida me traía y jamás, jamás me cansaré de dar las gracias a todos los que me hicieron posible. A cada lectura en la plataforma, cada comentario, cada voto. Esas listas de lectura que me hacían vibrar de la emoción; Mis favoritas, Lo mejor que he leído, Tengo que volver a leer... Gracias a cada usuaria que se detuvo a escribir un mensaje privado donde me decía que su vida era mejor ahora, que sus cubos de mierda llevaban ruedas mejores gracias a mi historia. Nunca podré decir que escribí para vosotras porque mentiría, siempre escribo para mí pero si lo publico es para que llegue hasta esa persona al final del mundo que necesita leerlo. Con dar compañía y consuelo a una más de vosotras merece la pena cualquier lucha.  



Sí, estoy aquí, y quiero crecer, quiero crecer hasta el infinito.





Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...