martes, 13 de septiembre de 2016

Poco que decir, mucho que escuchar

Hoy es uno de esos días en los que vengo aquí sin saber qué tengo que decir. Así ha funcionado este rincón desde siempre. Es esa tarde de café con amigas que empieza con chismes de vecinas y acaba con confesiones insospechadas.

Javier está tardando en llegar. Yo que aposté que se adelantaría como los mellizos. Pues no. Ha decidido quedarse unos días más de los reglamentarios y yo ya he comenzado a pensar/sentir que el lugar que ocupa ahora es el mejor que tengo para ofrecerle. Fuera de ahí, el mundo está loco. Gritamos, rabiamos, regañamos, estamos malhumorados, agotados con un cansancio crónico e irreparable. Vivir tiene sus gajes. Para que luego digan que no puede hacernos daño.

Yo quiero escribir pero no sé qué tiene atada mi mente. Y como de costumbre vengo aquí para que mis dedos me digan lo que mi subconsciente no es capaz de mostrarme. Quizás solo sea cuestión de tempos. Cuando me quedé embarazada de los mellizos había cerrado un ciclo como autora. Escribiendo. Puede que al quedarme embarazada de Javier cerrara otro ciclo, pero en esta ocasión publicando. Me aterra pensar que ahí se acaba todo.

También puede que sea la hora de defender con garras y dientes Por una cama de princesa. Por eso todo lo demás debe quedar aparcado, para que no deje de ver por sus ojos... sin embargo, sé que el corazón me tira hacia delante. Hacia mis guardianes, mientras TDD queda en la reserva. Así se construyó PUCDP, como un escape a la gran historia que para mi suponen Kaiden y Daniela. Mi barbilla se arruga y mis labios se presan el uno al otro. Eso es. A esto he venido aquí. Madammes me necesita, solo así se puede construir TDD. ¿Raro? Ni más ni menos que todo lo demás. Acaso hay algún sistema sencillo a tu alrededor. Yo no lo veo.

Todo está estrictamente retorcido. No hay protocolo de actuación en esta vida, todo pasa por la improvisación y como mucho se acerca a la estrategia.

Y luego están mis "M". Una nueva oportunidad personal que me acerca a un reto que muchos desearían, trabajar con seis corazones más para crear una historia única, conectada, coherente y maravillosa. Donde aprender a delegar, confiar, retocar, mejorar, crecer, aconsejar... pufff que montón de acciones. ¡Ah! Y wasear, claro.

Bueno, hoy no puedo decir que os dejo una gran entrada. No vengo cargada de grandes verdades, ni de confesiones locas, declaraciones de intenciones y frases de bandera. Vengo a descansar, solo a eso. A charlar conmigo misma como he hecho siempre aquí. Sin ser nadie más que Hadha, o Fátima. Hoy no hay diferencia. Buenas noches, mundo. Vive y deja vivir.

#PROYECTOSVIEJOSQUESIEMPRESONFUTURO
#Sueñossincerrar
#Madammes
#TDD
#PUCDP
#Yotambiénsoyprincesa

Me gusta

Entrada destacada

Lo que acertó Julio Verne. Yo leo romántica.

   Anoche terminé de leer Cinco días para enamorase de Marta Lobo. Cinco mujeres con más ovarios que epiteliales. Y he pasado la noche ...